Periodismo
admin 30 noviembre, 2015 0

Hablamos de comunicación política en Cooltural Plans…


Queda menos de un mes para las elecciones generales. Se respira política por todas partes. En televisión los políticos compiten por ser los más naturales, los que mejor bailan o cantan… pero, ¿es realmente necesario ver a un político volando en globo en Planeta Calleja o bailando la Gozadera? ¿Influye realmente en nuestro voto?

La política se ha popularizado y, eso que es positivo en muchos aspectos, también tiene un peligro, y es que se acabe banalizando y sus valores sean mercantilizados. Esta idea fue el germen del último Cooltural Plan.

Pensamos en Imma Aguilar, experta en comunicación política, para que nos sacara de dudas. Le pedimos que ejerciera de maestra de ceremonias. Sus acompañantes fueron cuidadosamente escogidos, queríamos que representaran a la nueva generación de políticos y que tuvieran sintonía con la defensa de la Cultura.

Eduardo Madina, diputado del congreso por el PSOE; Borja Sémper, presidente del PP de Guipúzcoa, e Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, fueron nuestras apuestas. Y no nos defraudaron.

Citamos a la gente en Bar Cock, “el último refugio espirituoso del alma”, que decía Berlanga, con la idea de descontextualizar la política y alejarnos de los mítines. No nos adentramos en su intimidad, no nos hace falta… Preferíamos saber cosas como qué libros tienen en la mesilla de noche, si hacen caso a sus asesores o qué medidas adoptarían en materia de Cultura.

Sobre eso que está tan en boga, la nueva y la vieja política, Imma les preguntó: ¿Qué hay de nuevo en lo nuevo? Ignacio Aguado ( C´s) reivindica “una nueva forma de hacer política”, con más diálogo, mejor trato… Se enorgullece de poder compartir Asamblea con tres portavoces como Cristina Cifuentes (PP), Ángel Gabilondo (PSOE) y José Manuel López (Podemos), con los que “se puede conversar y llegar a acuerdos”. Haciéndonos recordar una época en que el No por el No a las iniciativas del partido contrario era un hecho cotidiano en la bancada. Edu Madina, en cuanto a lo viejo y lo nuevo, recuerda que “en los años 30, Clara Campoamor hacía discursos en los que defendía la igualdad a años luz de los discursos que hoy hacen los políticos (incluidos los de los nuevos partidos)”, y alega que “hay personas de 70 años con un pensamiento más moderno que jóvenes de 22 con dos millones de seguidores en Twitter”. Mientras que para Borja Sémper esa nueva política pasa por “enlazar con las personas que no creen tanto en ideologías cerradas sino en buenas ideas y en soluciones”, puesto que la sociedad actual es mucho más exigente con los políticos, quiere ser escuchada y participar en la construcción democrática.

Durante hora y media respondieron abiertamente a la curiosidad del público: si pueden tener voz propia dentro de su partido, si los mensajes de campaña apelan más a las emociones que a la razón o hasta qué punto su vida privada se ve afectada por su papel político… Y por el camino nos enteramos, además, que Madina es fan de The Cure, que La vida es bella es una de las películas favoritas de Aguado y que Sémper es militante de Woody Allen. Cumplido el tiempo reglamentario, se levantó la reunión, pero la charla estaba tan animada que continuó alrededor de la barra, donde siguieron conversando en corrillos con los asistentes. Diálogo político sin complejos. Hasta Imma Aguilar sugirió que había que ir pensando en un nombre para un partido del que los tres fueran miembros…

 


Comparte este post:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.