10 COSAS QUE APRENDIMOS CON SARA JARAMILLO

De Latinoamérica nos llegan nuevas – y grandes- voces que reflejan, a menudo con crudeza, la realidad social del continente americano. Sara Jaramillo (Medellin, 1979), es una de esas voces que está revolucionado las letras latinoamericanas. A propósito de su primera novela «Cómo maté a mi padre» y «Dónde cantan las ballenas» publicados por Lumen. hablamos con ella y están son las 10 cossas que aprendimos en el Cooltural Plans. Nos citamos con ella en Alzueta Gallery y brindamos con los vinos de Virgen del Galir: Maruxa Godello y Maruxa Mencia

1/

Con tu primera novela “Cómo maté a mi padre”, revives el asesinato de tu padre a manos de un sicario, ¿te ha ayudado escribir a superar el trauma?. «Para mi, escribir el libro fue catártico, fue liberador. Siento como si esa historia ya no fuera mía y se la hubiera entregado a los lectores. Ya no me duele como me dolía antes, ni me pesa tanto como me pesaba antes. Entiendo ahora que la única manera de hacer duelo y entender la verdad es verbalizando, no escondiendo las cosas. Creo que a través de cualquier manifestación artística esto se puede trabajar.» 

2/

Estudio periodismo porque siempre quiso escribir, pero solo le ofrecían trabajos en televisión, así que se convirtió en una de las mayores corresponsales de su ciudad, Medellín, para ella un trabajo muy agotador.  “No pasaba ni un solo año de mi vida en que sintiera que me estaba traicionando a mí misma. No paraba de decirme: “si tenía tan claro que quería escribir, ¿qué hago aquí?”»

Sara Jaramillo

3/

Después de un viaje a la India, volvió con espíritu emprendedor, abrió una tienda de especies “Ábrete Sésamo” y cuando ya empezó a funcionar sin problema y no requería de su presencia, decidió venirse a Madrid: “Ya no tenía excusas y me vine para España sola, porque tenía muy claro que no me iba a quedar en Colombia escribiendo”

4/

Una de las clases del master que comenzó a estudiar en Madrid era escritura autobiográfica donde empezaron a pedirle textos autobiográficos, así surgió “Cómo maté a mi padre”. “Jamás había pensado que la historia de mi familia, la muerta de mi padre, pudiera interesarle a nadie. Es más, jamás hubiera pensado que era capaz de escribir esa historia porque yo de ese tema ni siquiera era capaz de hablar. A mí me incomodaba un montón hablar sobre eso y nunca antes lo había hecho.”

5/

“Me preguntaba: ¿quién me está obligando a escribir este libro? ¿por qué me estoy sometiendo a esto si me duele tanto? ¿Es que soy masoquista? Y trataba de abandonarlo, pero siempre volvía a él, porque lo necesitaba, no porque alguien me lo estuviera pidiendo.

6/

“Siempre me preguntan si la situación en Colombia ha mejorado y para mí, cualquier cosa es una mejoría pero considero que la sociedad tiene muchas heridas sin sanar porque sino, ¿por qué yo nunca hablé de lo sucedido con nadie? Cuando en una sociedad hay tanta violencia, no hay tiempo para duelos ni para cicatrizar las heridas”

7/

Escribiendo se dio cuenta que había normalizado la violencia: “Es muy triste, pero para mí, que mataran a mi padre era algo normal, pensaba que mi familia era una más que había sido atravesada por la violencia. Yo sentía que no tenía derecho a quejarme porque sucedía en todas las familias”

8/

“No se imaginan la cantidad de mensajes que llegan todos los días desde que el libro se publicó en 2019 hasta el día de hoy, mensajes donde la gente agradece poner palabras a sentimientos o para decirme que se sienten identificados. Enseguida me cuentan sus historias, y es muy bonito. Te das cuenta de que no estamos solos, que somos un montón de personas que literariamente nos hemos encontrado y que tenemos las mismas heridas y los mismos dolores.

9/

Los libros me me salvaron la vida porque me daban esperanza

Sara siempre ha sido una gran lectora y para ella, leer fue un medio que le ayudó en parte a sanarse: “cuando tenía un libro en las manos  me olvidaba por un momento de todo lo que le había sucedido a mi padre y a mi familia. Leer me ayudaba a pasar el insomnio. Los libros me me salvaron la vida porque me daban esperanza: aprendí que a los personajes también les pasaban cosas horribles y las superaban y salían adelante a pesar de todas las vicisitudes.

10/

Para cerrar, una pregunta cooltural… ¿Qué te llevarías a una isla desierta?

«Me llevaría Las mil y una noches, uno de mis libros favoritos.

Para mi es un libro que admite infinitas relecturas. Yo lo vengo leyendo desde hace mucho, desde que lo descubrí de niña y me doy cuenta de que cada vez que leo de nuevo cada cuento, cambia mi percepción sobre él, pero no es el cuento el que cambia, la que cambia soy yo, y me muestra lo que yo he evolucionado, envejecido y asimilado de la vida a través de esas lecturas.»

Comparte este evento:

¿Quieres ver más Cooltural Plans?